Diferencia entre papel estucado y no estucado

Diferencia entre papel estucado y no estucado

Diferencia entre papel estucado y no estucado

El mundo del papel es amplísimo, por ello intentaremos hacer un recuento de los tipos de papel que existen relacionados con la impresión, y comenzaremos por diferenciar el papel estucado del papel no estucado.

Habrás oído más de una vez que tal o cual documento debería ir impreso en papel estucado mate para tener un mejor acabado, o que lo que necesita es brillo, o un barniz final que lo dejará perfecto. Seleccionar un tipo de papel adecuado es clave para obtener un acabado perfecto en impresión, y que el producto final sea idéntico a lo que estabas buscando y a lo que necesitas para comunicarte con tus clientes, para anunciar tu negocio, para convocar un evento o explicar cómo funciona ese nuevo producto que recientemente has lanzado al mercado.



¿Qué es papel estucado?

El papel estucado es aquel compuesto por un soporte de celulosa al que se le añaden una serie de capas de estuco -en el estucador, de ahí su nombre-, que contienen componentes minerales y orgánicos que le dan al papel nuevas propiedades para recibir tinta durante el proceso de impresión. Esto es, se trata de un tipo de papel que ha recibido una capa externa para mejorar su acabado, dándole mayor suavidad y blancura. Su textura es fina y no presenta poros, por lo que permite mejor definición de los detalles y un rango de colores más amplio. Su terminación puede ser brillante, satinada o mate. Además, es un papel que destaca por su alta durabilidad, ya que sus acabados pueden proteger los diseños plasmados en él de los rayos ultravioleta, esto es, del desgaste.

El papel estucado es aquel que utilizamos en revistas, catálogos, folletos, flyers… Sus gramajes oscilan entre los 90 gr de los flyers y folletos de buzoneo, hasta los 350 gr de las tarjetas de visita o las portadas de catálogos, por ejemplo.

En imprenta, el papel más demandado es el papel estucado mate, pues permite imprimir todo tipo de material corporativo o publicitario, como los trípticos o cuadrípticos, carteles, folletos, etc., ya que es un material que plasma mejor el detalle, al absorber menor cantidad de tinta que el papel no estucado.


Tipos de papel estucado

Nos centraremos en los más utilizados en impresión, dentro de los estucados, donde el rey sigue siendo el papel estucado mate.


Entre los papeles estucados puedes encontrar:

Papel estucado industrial

Utilizado fundamentalmente en revistas, libros, fascículos, folletos publicitarios, etc. Dentro de esta clasificación se encuentran los estucados de una cara, especialidad ideal para etiquetas.

Papel estucado de alto brillo

Papel de gramaje alto (generalmente, a partir de 180 gr) cuyo acabado brillante se consigue mediante la aplicación de calor. También es utilizado en etiquetas, normalmente por una cara, aunque pueden editarse en dos.

Papel estucado arte

Comúnmente conocidos como triple capa o cepillados, se fabrican con un 100% de pasta química y se utilizan en libros de calidad alta, o en trabajos publicitarios.

Papel estucado ligero

El papel estucado mate, el más conocido en el mundo de la impresión, suele obtenerse directamente en la máquina, sin necesidad de estucado posterior. El estucado mate es el papel más utilizado en trabajos como los catálogos y libros de enseñanza, los folletos plegados, los libros de instrucciones… La gama de gramajes va de los 80 a los 150 gr.

Autocopiativo

Estos papeles utilizados diariamente en oficina también se encuentran entre los estucados. En este caso, el estuco está formado por unas microcápsulas capaces de transmitir una copia de la escritura sobre una hoja receptora, sin necesidad de usar papel carbón.

Papel revista

Es el papel utilizado en los interiores de las revistas, estucados habitualmente a máquina y de gramaje bajo.


¿Qué es papel no estucado?

El papel no estucado -del que existen muchísimos tipos-, es aquel que no pasa por el estucador, por lo que solo lleva un tratamiento superficial. Suele presentar un acabado más rugoso que el papel estucado y es poroso, por lo que presenta mayor capacidad para absorber la tinta que el papel estucado. 



El más conocido entre los no estucados es el papel llamado offset. De este tipo de papel hay variedades 100% químicas o incluso recicladas, y blancas o de colores. Sus gramajes suelen ir entre los 50 a los 250 gr, y puede presentarse en distintas formas. Por ejemplo, los folios que habitualmente utilizamos en fotocopiadoras, en la oficina o en casa son de papel offset y suelen presentar un gramaje de unos 80 gr.

Otros papeles no estucados son los papeles de prensa, utilizados en la impresión de periódicos y otras publicaciones de este tipo; los papeles de embalaje, como el Kraft; las cartulinas estucadas y el cartoncillo; y el papel sintético, fabricado con masa de fibra sintética.


Tu impresor puede ayudarte a elegir bien

Recuerda que siempre que necesites ayuda o simplemente un consejo, puedes contar con tu imprenta online. En Soloimprenta.es te echamos una mano en todo el proceso de impresión, desde el diseño hasta el acabado final.


Publicado el 04/03/2019 Home, Noticias 305
Anterior
Siguiente

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € Total

Los precios son con I.V.A excluído

Ir al pago